Alrededores \ Belluno

Los Celtas la llamaban "belo-dunum", ciudad esplendorosa. Belluno es la puerta de entrada al mágico mundo de las Dolomitas, las montañas que han seducido e inspirado a muchísimos artistas, entre ellos el gran escritor Dino Buzzati.

Esta bella ciudad se encuentra situada sobre una terraza rocosa al centro de una amplia cuenca atravesada por el río Piave, encerrada por el norte por las Dolomitas Feltrinas y Agordinas, y por el sur por los Prealpes Belluneses.

Belluno es una ciudad para vivir sin prisa, a pie, descubriendo sus refinados palacios en estilo veneciano y paseando por sus pintorescas plazas hechas a la medida del hombre.

Su centro urbano se presenta con la clásica arquitectura de la ciudad lacustre: sin embargo aquí no hay calles ni plazoletas, sino construcciones con una liviandad aérea tal que por ellas Belluno ha merecido el nombre de "Pequeña Venecia de Montaña".

Desde 1404, año en que se entregó espontáneamente a la República Serenísima, hasta 1797, la ciudad vivió un período de gran esplendor artístico y económico.

Testimonio de ello son los bellísimos palacios que se encuentran en la Plaza del Duomo, hoy en día corazón de la vida cultural y política de Belluno: el Palacio de Justicia, el viejo Obispado, el Palacio de los Rectores y el Palacio Rojo, sede actual del Ayuntamiento.

A su lado se puede admirar la Basílica dedicada a Santa María Asunción y San Martín Obispo, diseñada por Tullio Lombardo. En su interior, obras pictóricas de Cesare Vecellio, Palma el Joven, Jacopo Bassano, Gaspare Diziani. Afuera se erige la torre del campanario, terminada según diseño de Filippo Juvarra, con su característica cúpula "en forma de cebolla". A poca distancia nos espera la Plaza de las Hierbas, antigua sede del mercado ciudadano, rodeada por los más bellos palacios privados en estilo gótico-renacimental.

Belluno es famosa también por ser la cuna de Dino Buzzati, gran escritor y periodista que en muchas de sus obras alabó el encanto de su ciudad y de las Dolomitas.